Lampreada tradicional

El Rotary Club Vigo celebró el día 15 de marzo, sábado ,su ya tradicional comida, alrededor de la lamprea, o sea una LAMPREADA ; esta vez se celebró en el restaurante A Rula ( la paloma, en castellano) en Arbo a una escasa hora de Vigo, y allí nos reunimos un nutrido grupo de rotarios , amigos y familiares de compañeros, así como dos de de las chicas de intercambio, Lampreadaque están entre nosotros este curso académico ; también contamos con la presencia de algún compañero del club de Pontevedra y un matrimonio del club PortoDouro, de Porto ;éramos un total de cuarenta y tantos comensales, que “atraídos” por el aroma de la lamprea nos fuimos reuniendo alrededor de las 14,30 horas, para empezar degustando, como aperitivo lamprea rebozada y frita posteriormente, seguida de una lamprea con salsa; tras un muy breve descanso, para que el estómago se fuera haciendo a la idea, pasamos a saborear la lamprea que aquí llaman “seca”, que es una lamprea, que una vez seca, se rellena cual si fuera carne mechada, y se corta en finas rodajas, y se sirve fría y acompañada de ensaladilla

Tras estos preámbulos se pasó a degustar la clásica lamprea a la bordalesa, que es una lamprea cocinada en su propia sangre; el aspecto estético es muy poco agradable, ya que ella es negra, y la salsa en la que está bañada, es más negra todavía, con lo cual el aspecto , a primera vista, es muy poco apetecible, pero como no solo se come con los ojos, el aroma que desprende compensa con la mala primera impresión ocular; se sirve acompañada de arroz en blanco.

Tras los postres y los cafés y copas ,tuvimos la muy grata sorpresa de que las dos chicas de intercambio, acompañadas de la hija de un amigo, nieta de un compañero rotario ya fallecido( de muy grato recuerdo entre todos nosotros), nos interpretaron “ a capela” y tres voces, su versión del ya clásico, Eres tú, de Mocedades, que a los que ya tenemos cierta edad, nos hicieron retroceder a nuestros años más o menos mozos.

Hacia las 19 horas, y aún con el sol en plena gloria, que la verdad nos hacía mucha falta el que luciera esplendido, pues este invierno entre las ciclogénesis explosivas y las para nosotros conocidas galernas, estábamos deseando poder disfrutar del calorcillo que el astro sol nos envía; pues bien a las 19 horas empezamos el retorno a la ciudad:

Una vez más el Rotary Club y la Lamprea nos reunieron, para disfrutar de la amistad y el compañerismo, como base del conocimiento entre las personas, y así poder lograr que este mundo sea un poco mas “habitable”

Deja un comentario