Cambio de collares

El Rotary Club Vigo, fiel a la tradición, y cumpliendo con las ordenanzas de Rotary International, celebró el pasado día 4 de julio de 2016, el tradicional Cambio de Collares, o sea el relevo de la directiva, escenificada en el cambio que efectúan los presidentes de las directivas entrante y saliente, del intercambio de sus respectivos collares, que los “justifican” como presidentes actual y past president, respectivamente.

cambio-collaresComenzó el acto con el saludo a las banderas, e invocación rotaria, efectuados por el macero, quien además de saludar a los invitados, Alejandro Pisa, delegado del Gobernador para Galicia, Antón Pulido y Sra., reciente Premio a la Excelencia, Bieito Ledo y Xosé Enrique Vázquez. Siguió el macero felicitando al presidente saliente, por que, pese a ser de tierra adentro, supo gobernar nuestra nave, durante la singladura que le tocó vivir y deseando los mejores votos al presidente entrante en su nueva singladura, que teniendo en cuenta que al menos hizo la mili en la Armada Española le será relativamente más fácil dicha singladura.

Tras el reglamentario intercambio de collares, el nuevo presidente Eduardo Vello, citó a su nueva directiva, formada ,inicialmente, por Alberto Rocha como secretario, Rafael Legerén como macero, José Carlos Álvarez, como vicepresidente y Ángel Santorio como tesorero; el resto de los cargos, ya designados, se os darán a conocer más adelante; nos dirigió a los asistentes unas palabras de ánimo y nos alentó al trabajo que nos espera, que deseamos que sea arduo, ya que para eso estamos ,voluntariamente, aquí.

Se “quejo” del peso de collar, y no sin razón, ya que según cálculos profundos, este presidente hace el número 34 de los de este club, aunque los años que lleva existiendo nuestro club ,fundado el día 21 de agosto de 1978, (en la segunda fase) según los matemáticos ,serian 38, pero probablemente los primeros años hubo un poco de “desorden” en la “contabilidad” de los presidentes; habrá que contar el número de chapitas que conforman el collar, para salir de dudas.

Discurrió la cena en un habiente agradable de compañerismo y solidaridad, y como fin de fiesta, tomaron la palabra nuestros invitados, empezando por el delegado del gobernador, quien felicitó al primer club de Galicia, siguiéndole Antón Pulido quien volvió a reiterar su agradecimiento por el premio u terminó Bieito, quien nos exhortó a que siguiéramos siendo una piña, ya que según él, y con toda la razón, “el hombre necesita querer y ser querido” y eso sólo se consigue perteneciendo a un grupo como puede ser el nuestro.

Con estas bellas palabras como colofón se dio por terminado el acto y dadas las horas, pasadas ya las doce, cada mochuelo a su olivo.

Deja un comentario